Cómo distinguir los tipos de uva

La variedad de uva no es más que uno de los factores característicos del sabor, pero cuidado, otros factores como la técnica para crear un vino pueden cambiar incluso más el sabor. A grandes rasgos, estamos hablando de química, y la uva es el componente con la materia prima, muy determinante pero no necesariamente decisivo. Por ello el carácter varietal de la uva no es más que un factor entre otros en la creación del vino.

El tipo de uva dependerá mucho con el tipo de clima de suelo y de condiciones del entorno para que la variedad se adapte lo mejor posible al entorno. Algunas variedades de uva se han impuesto frente a otras, pero todas han nacido en los viñedos Europeos. Actualmente la mayor parte de las vides cultivadas tienen un carácter local por su adaptación al entorno. Tras esta primera introducción sobre los tipos de uva, a todo nos surge la duda:

¿Cómo distinguir los tipos de uva?

Existen varías maneras entre las cuales mencionaré:

  • Por la época del año en la que producen fruto.
  • Por su color.
  • Por el contenido o ausencia de semillas.
  • Por el color de las hojas de la vid.
  • Por el sabor.

Como verás, distinguir los tipos de uva requiere experiencia. Y aún así, cuidado, porque dependiendo de su nivel de floración, distintas vides pueden confundirse entre sí.

Dada la enorme variedad de uvas, para este primer artículo mencionaré la Cabernet Sauvignon, la Chardonnay,  y la Pinot Noir.

Cabernet Sauvignon

Es la variedad tinta con mayor éxito del mundo. Dado su bajo rendimiento solo se cultiva allí donde se esperan obtener vinos de alta calidad. Se trata de un vino de maduración tardía, y por lo tanto no aconsejado para climas de principio del otoño fríos. Su gusto tiende a ser bastante áspero a causa de sus taninos. Dada la presencia de taninos, se adapta bien para lo vinos destinados a envejecer y concretamente a la crianza mediante barrica de roble. Suele cultivarse en la zona de Burdeos y mezclarse con otras variedades como la Cabernet Franc y Merlot. Características:

  • Piel gruesa
  • Sabor astringente
  • Sus hojas jóvenes presentan un color rojizo bronceado
  • Maduración relativamente tardía (varía según las zonas)

Chardonnay

Es la cepa clásica blanca más valorada. Se ha tratado de replicar su éxito de Borgoña y Champagne en multitud de territorios. Estos intentos han demostrado que soporta todo tipo de climas. Para su fermentación y crianza suelen utilizarse barricas de roble, con esta variedad se producen vinos que envejecen bien.  Características:

  • Hojas de color verde con zonas bronceadas
  • Maduración relativamente precoz, soporta mal las heladas primaverales
  • Aromas muy diversos

Pinot Noir

Es una variedad muy apreciada por los catadores gracias a la cual se producen los grandes Borgoñas tintos. Sin embargo para los vinificadores es una uva poco adaptable, con un rendimiento bajo y sensible a las enfermedades y al clima. Su larga historia, dese la época Romana, ha hecho que sus mutaciones genéticas sean inestables. En Champagne suele mezclarse con la Chardonnay. Características

  • Los entrenudos de las ramas son rojizos
  • Las hojas adultas tienen un color verde oscuro y en los bordes dientes cortos
  • La forma de la uva es redondeada y ligeramente elíptica
  • Se trata de una cepa sensible a las enfermedades

Y tú, ¿qué trucos utilizas para reconocer los tipos de uva?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>