Cómo clasificar el vino

Imaginemos que quieres crear tu propia bodega, ya has comprado la nevera par los vinos o tienes preparado el lugar de tal forma que solo tienes que poner las botellas. La pregunta más probable que surgiría a continuación es ¿cómo ordenarías los vinos? ¿Cuál sería la mejor manera de clasificaros para elegirlos rápidamente en función de las circunstancias, como por ejemplo un aperitivo con quesos o una cena con un pescado suave?

La realidad es que existen muchísimas formas de clasificar los vinos. En función del azúcar, del placer gustativo, de la graduación alcohólica, del color, de la región, según su envejecimiento y sus características, etc.

Aquí vamos a ver cómo se clasifican los vinos según su contenido en azúcar, su elaboración y su edad. Tres factores determinantes en su sabor, que aunque no son los únicos, nos dan una idea de a qué atenernos cuando vayamos a elegir nuestro vino.

Según el azúcar

Ya vimos en la fermentación de la uva que su contenido en azúcar determinará el contenido en alcohol del vino. Sin embargo, no todo el azúcar llega a fermentarse. De ahí, que atendiendo a los azúcares residuales podamos clasificar los vinos de la siguiente manera (el mismo vino podría estar en diferentes categorías):

Tipo de vino Cantidad de azúcar (gramos/litro) Algunos ejemplos 
Secos < 5gr/l Vinos tintos, rosados y blancos
Abocados 5-15 gr/l Freixenet, Lambrusco
Semisecos 15-30 gr/l Rosados
Semidulces 30-50 gr/l Algunos blancos
Dulces > 50gr/l Passito Italiano

Este nos da un idea del dulzor que tendrá el vino y por lo tanto de cuál elegir según con qué lo queramos acompañar.

Clasificación según su forma de elaboración

Esta clasificación obedece a la legislación española y trata de cubrir todas las clases posibles.

Vinos de Mesa Blanco Procedente del mosto de uva blanca.
Tinto Procedente del mosto de uvas tintas.
Rosado Procedente de mostos obtenidos con uvas tintas y blancas, o bien de uvas tintas a las que se les han separado los hollejos.
Vinos Especiales Enverados y chacolís Son vinos cuyas uvas no han madurado normalmente, es decir, uvas verdes. Esto se debe a las condiciones climáticas donde son producidos. Al tener la uva un menor contenido en azúcar, su graduación alcohólica suele ser inferior a 9º pero siempre superior a 7º.
Dulces naturales Son vinos cuyos mostos tienen un alto contenido en azúcar. Con más de 250gr/l de azúcar, su graduación será como máximo de 18º siempre mediante fermentación natural.
Nobles Tienen un prestigio reconocido procedente de variedades de uva declaradas como preferentes en la región.
Generosos Proveniente de variedades selectas de uva, producidos con normas tradicionales que les dan características distintivas y cuya graduación varía entre 14 y 23º. Son vinos mucho más fuertes que los vinos de mesa.
Ejemplos: Jerez, Porto y Madeira, Sauternes o Málaga.
Licorosos generosos Se elaboran según prácticas tradicionales y con la adición de alcohol vínico autorizado provenientes de mostos. Tienen distintos grados de dulzor pero siempre con un contenido en azúcar superior a 5gr/l.
Aromatizados, vermuts y aperitivos vínicos Son derivados vínicos, se producen añadiendo a un vino base distintas sustancias vegetales (amargas, estimulantes, etc.) y esencias. Frecuentemente tienen un elevado contenido alcohólico.
Espumosos Contienen por su especial elaboración, gas carbónico que forma espuma de sensible persistencia una vez servido. Los espumosos alemanes e italianos son generalmente más dulces que los españoles. Estos vinos deben beberse jóvenes y frescos.
Ejemplos: Cava, Proseco y Sekt.
De aguja Vino que por las variedades de uva utilizadas o por las prácticas de elaboración, conserva parte del anhídrido carbónico de la fermentación . Desprende lentamente burbujas sin que llegue a formarse espuma.
Gasificados Vino al que se le ha añadido gas carbónico de forma artificial tras su elaboración.

Aquí pondríamos todos los vinos de mesa en una zona y los especiales en otra. A su vez, dentro de cada uno de los dos grupos, clasificaríamos los vinos según su clase y después según su dulzura, o edad como veremos a continuación.

Clasificación de los vinos según la edad

Como ya vimos, para que un vino pueda envejecer adecuadamente debe tener un alto contenido en taninos y por lo tanto su sabor será mas astringente. Es decir, tenderá hacia un sabor más fuerte. En la tabla inferior verás la clasificación de los vinos según el tiempo de envejecimiento (algunos periodos pueden variar según la Denominación de Origen).

Tipo de vino Tiempo mínimo que el vino permanece en Barrica Tiempo mínimo que el vino permanece en botella
Crianza
Blancos y rosados
6 meses 18 meses
Crianza
Tintos
6 meses 18 meses
Reserva
Blancos y rosados
6 meses 18 meses
Reserva
Tintos
1 año 2-3 años
Gran Reserva
Blancos y rosados
6 meses 30 meses
Gran Reserva
Tintos
2 años 3 años

Esta forma de ordenar los vinos también nos daría una idea de qué vinos usar según el plato. Por ejemplo, para un solomillo (sabor fuerte), utilizaremos antes un reserva o un gran reserva pues el sabor de un crianza podría pasar desapercibido. No estoy diciendo que esta norma se cumpla en el 100% de los casos, pero es una buena orientación.

El maridaje, es decir el hecho de combinar adecuadamente la comida con el vino, es una ciencia bastante compleja. A pesar de ello, con estas clasificaciones ya tendremos una idea orientativa para elegir un vino que cumpla con el principio 80/20.

¿Y tú, cómo clasificas los vinos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>